Space Ibiza: Un último adiós

Todos podemos recordar la primera vez que escuchamos “música electrónica”. Puede que haya sido alguna versión de las canciones Disco de finales de los 70’s o alguna canción de Trance de grandes DJs de los 90s, como Paul Van Dyk o Tiesto. Desde pequeños, hemos escuchado sobre los “raves”, aquellas fiestas underground por clubes clandestinos en las grandes ciudades alrededor del mundo, famosas por estar llenas de música hasta altas horas de la madrugada, colores neón y gente que se atrevía a ser, bailar y vestir diferente, unidas claro a mucho estigma y mucho temor a esta nueva subcultura que emerge a principios de los años 90. A vos, lector de nuestra página, posiblemente no te tengo que explicar esto. Ya ahora eres parte de esta cultura y probablemente vas a un “rave” al menos una vez al mes o has ido a uno algún día. Lo que probablemente no sabías, es que mucho de esta imagen que tenemos de un rave, de un Dj como un artista musical que atrae grandes multitudes para verlo frente a una computadora y un sintetizador, con un show de láser, o inclusive ir a un after-party y ver como lo más normal de que la fiesta sea hasta que amanezca, es gracias a Space en Ibiza.

Mensaje de Pepe Roselló para sus fans: «27 años han sido breves, recordar lo bonito y poderlo soñar es para siempre. Estar con vosotros lo ha sido todo!! Gracias.»

Este club, abierto desde 1989 en la infame isla de Ibiza, se ha encargado desde ese momento en estar a la vanguardia de la vida nocturna y de la música electrónica alrededor del mundo. Incontables clubes en las principales capitales de fiesta del mundo han intentado imitar su modelo. Sin embargo, Pepe Roselló, dueño de Space desde sus comienzos, tuvo como prioridad poner la música como primer pilar de la experiencia. Su lema fue “música, música y más música”, en un ambiente que cada vez se llenaba de más mega-clubes, de turistas que buscaban una experiencia más extrema, de concursos de camisetas mojadas y de turistas de alta categoría. Space se mantuvo firme a través de casi 30 años de trayecto en su ideal de alcanzar el máximo espectáculo a través de la calidad musical, de la selección de sus artistas, y de una experiencia abierta a todo el público que compartiera esa visión, dejando de lado la clase social o el poder adquisitivo como requisito para ser de la mejor élite. Por supuesto, esto fue llamando cada vez a un público más selecto, cada vez más enfocado en la música y en la calidad de sus artistas, creciendo con ello la cultura del EDM en el mundo.

img_1818

Tale of Us cerrando La Terraza, stage más iconico de Space. Hora local: 10am.

A mediados de los noventas, Pepe decide jugar con el concepto de fiesta que se tenía en el momento, y decide regalarle a la isla y a su fiel público una extensión de esa experiencia con una sesión matiné. Una fiesta mañanera que empezaba desde las 8 de la mañana, en donde se podía ir al club a tomarse un café y desayunar con la mejor música electrónica. Esto revoluciona por completo la idea de que las fiestas solamente podían ser nocturnas, de que la música electrónica era igual a pensar en oscuridad, vergüenza o tabú, y el club se vuelve famoso por ello. Se vuelve un rito icónico de visitar Ibiza – y por supuesto, Space – pasar la mañana en La Terraza, parte de la propiedad que en el momento era al aire libre, bailando con los mejores DJs del mundo, mientras los aviones que entran y salen del aeropuerto de Eivissa – como le llaman sus habitantes – saludan periódicamente y muy de cerca a los ravers de la mañana.

img_1811

Solomun reventando la casa

Cuentan los mitos urbanos que no había nada como ello: estar bailando a plena luz del día, en un lugar paradisíaco, música selecta sin parar todo el fin de semana, con los aviones sobrevolando la propiedad peligrosamente cerca, elevando los ánimos cada vez que lo hacían, provocando con su ruido ensordecedor un gran grito de la multitud y un “drop” de parte del DJ que sutilmente te recuerda que él esta al mando de la experiencia, y que vos… eres un techno-zombie, y no podés hacer más que bailar, aunque tu cuerpo ya no pueda más.

En octubre, tuvimos. junto a grandes amigos, el profundo honor de estar en Space para una última de estas fiestas. Y no fue para menos…

Las expectativas eran grandes, las entradas escasas y las filas largas. La isla se encontraba en un paro de labores, porque ese día… estaban todos de luto. No un luto como el que conocemos, en donde se vela al fallecido de manera triste y todos vestimos de negro y lloramos solemnemente. No… Ibiza sólo conoce el luto jovial,  como toda una subcultura en donde se celebran nuevos comienzos bailando, vestidos de blanco, llenándose de buenas vibras y de la mejor música…  Bienvenidos sean todos a la mejor fiesta de la década.

Share your moments with us”, “Queremos encontrarte” y “Celebra con nosotros” mediante el hashtag #27spaceibiza”, eran mensajes que adornaban las paredes de las seis secciones del club, cada una con un ambiente diferente, pero igualmente fascinante e icónico, asegurándose que te sintieras parte integral de la fiesta. Caminar por el Club significaba caminar entre épocas, sintiéndose por un momento en los años 80s bailando música disco, con José de Divina (residente de Space por muchos años antes de Carl Cox) al mejor estilo del club en sus primeros años, y al momento siguiente, en 1995 viendo a Bob Sinclar mezclando sus mejores éxitos, pasando por la discoteca, donde DJs que nos han visitado en Costa Rica, como Cristian Varela y Jon Rundell, le daban la entrada a Carl Cox y Nic Fanciulli para el cierre final. En este “main room”, los juegos de láser dignos de un club de primer mundo penetraban la mirada y un sonido impecable retumbaba profundo en todo el salón, como latidos de un mismo corazón. Era hora de llenarse de ese sentimiento que prevalecía de alegría, de fiesta, de celebración, mezclada con nostalgia y zozobra, al pensar que era la última vez que se iban a rondar esos pasillos y la última vez que esta gran familia decía un último adiós a la isla.

img_1667

Flight Stage at sunset 

En el parqueo interno – como era costumbre en los últimos años – se había instalado el “Flight Stage”, un escenario externo masivo, estilo gran festival, cuyo nombre es alusivo al espectáculo que daban los aviones que cruzaban fugaces adornando el cielo sobre la estructura. Aquí, casi 7 mil personas (de las 15 mil totales que se dieron cita ese día) bailaban sin parar en este festejo a gran escala, bautizado bajo el sello de Ultra como el UMF Stage, al son de lo mejor del House de clase mundial toda la noche, y coronado por el set incomparable del mismísimo Carl Cox. La primera parte de esta gran noche de despedida culminaba con un cover de Imagine de John Lennon, y un coro de Gospel que no dejó un solo ojo seco en el lugar.

img_1809

Sunset Terrace y la primera luz de la mañana. Hora local: 8:30am.

La fiesta se extendió hasta las horas de la mañana al día siguiente y estaba programada a terminar hasta mediodía, como sólo en Ibiza sucede. Un amanecer oscuro y lluvioso recibía el último día en la era de Space. Con las piernas agotadas y la última pizca de fuerza de voluntad, nos trasladamos a la “Sunset Terrace”, una porción externa del club con un techo hecho únicamente de una red de hojas de árbol, perfectamente posicionadas para dejar entrar la luz, pero no el calor de la mañana. Al mejor estilo latino, el techno se mezcló con bongos y timbales, espabilando hasta el último cuerpo que quedaba sin bailar. La pista se llenó de pronto, justo a tiempo para recibir la luz del sol que se asomaba para ver una última mañana legendaria en Space. Nos transportaban de pronto a la era dorada del Club y nos encontramos bailando en una matiné, como los viejos tiempos, con la mejor música, un público incansable, el sol de la mañana y los aviones cruzando encima nuestro. Era el Club en su mejor momento. Esto era Space, esta era la leyenda, y esta… era su manera de decir adiós.

img_1715

Pepe Roselló (izq) y Carl Cox despidiéndose de sus fans

Cuando creíamos que no se podía poner mejor, llegó la hora esperada de ver el set final de Carl Cox en la Discoteca – el “main room” -. El DJ residente de Space no se guardó nada y nos regaló seis horas de los mejores hits, dándonos un recorrido por 27 años de historia musical en Ibiza y mezclando perfectamente lo nuevo con lo viejo, lo emotivo con lo movido, lo latino con lo europeo, con el retumbo del icónico grito de “Good Morning Space!”. Ningún otro lugar logra un perfecto matrimonio entre lo mainstream y lo underground como este. Lo mejor del techno orquestado perfectamente con lo mejor de la música pop y disco de los años 90s y sonidos latinos, como sólo Carl Cox sabe hacerlo.

img_1688

Carl Cox in the Main Room – La Discoteca

Tanto Djs como espectadores que se han dado paso por el club hablan de Space de manera sentimental, diciendo que la energía ahí es especial, diferente de alguna manera, y en este momento lo comprobamos…

Transmisión en vivo para EDM Costa Rica desde la última hora de set en Space Ibiza

La despedida fue emotiva. Pepe Roselló salió al escenario a decir unas últimas palabras y despedirse de su hogar y de su familia por tantos años. “Vuestras emociones y las nuestras, nuestro amor y nuestra amistad,  quedan aquí selladas para siempre, queridos amigos”. Entre lágrimas e intenso zapateo, la música se fue apagando y Carl Cox escogió remixes de “I wish I didn´t miss you anymore” de Angie Stone y Finally por Kings of Tomorrow y CeCe Peniston para despedirse del Club. Al final de todo, de la manera más teatral y dramática, caía lentamente un telón sobre el escenario. Nadie podía creerlo. Después de 20 horas de una fiesta incomparable a nada que hayamos vivido antes, llegó la hora de decir adiós. En verdad era el fin de una era.

img_1763

Creo que cualquier persona que aprecie la escena de la música electrónica debe de estar al tanto del legado de Pepe y de su club para el mundo. Space se encargó de poner a Ibiza en el mapa, de acortar la brecha entre clases sociales en una cultura y una sociedad que cada vez se oponían más a ello, se encargó de darle el House y el Techno de vuelta al público, dándole espacio creativo a nuevos Djs que estuvieran tan enamorados de la música como él, para que regalaran su arte al mundo, poniéndolos por primera vez como el centro del show y como los protagonistas de la historia. El verdadero protagonista de la historia es este caballero, don Pepe, incansable y romántico defensor de sus principios, fiel líder de un movimiento que hasta el día de hoy permanece y que predica el derecho de todos a tener cabida en una escena que nos permite ser quien queramos ser, vivir como queramos vivir, vestirnos como queramos vestir, y escuchar la mejor música del mundo en un ambiente seguro y familiar, que nos permita libremente llenarnos de ese sentimiento de plenitud y felicidad máxima y transportarnos a una realidad alternativa y perfecta, como solo el mejor EDM sabe hacerlo.

10-years-of-the-revolution-at-space-ibiza-carl-and-pepe-rosello-photograph-by-giona-stringa

Bajo ese credo vivimos todos nosotros amantes del género y el crew de EDM Costa Rica, en ese día dijimos adiós a la cuna de la filosofía que nos llena en cada momento de nuestras vidas. Creemos fielmente en seguir transmitiendo este mensaje por el mundo, y que lo que Pepe, Space, Carl Cox y muchos otros pioneros han logrado, no desaparezca con el cierre del Club y que viva por siempre en cada rave, en cada set, en cada cena familiar, en cada momento con amigos y en cada cosa que hagamos, para vivir por siempre dándolo todo por la música y con la ferviente creencia que las cosas siempre pueden ser mejor.

  • Queremos agradecer a nuestra corresponsal, Melissa Salazar, por compartir con tan singulares palabras su aventura,  y en un día que sabemos que fue inolvidable para ella.

img_1655

Escucha el último track en escucharse en Space en EDMCR Underground, Kings of Tomorrow featuring Julie McKnight – Finally (Danny Tenaglia Return To Paradise Mix):

#EDMCR

A %d blogueros les gusta esto: